miércoles, 16 de mayo de 2012

Grandes amores: "You must remember this..."

En la canción “As time goes by” con la que F. Sinatra nos deleita se habla de esos amores que sobreviven a medida que pasa el tiempo.
Nadie se atrevería a decir que el tiempo no es un punto fundamental si de amores se trata. Y sobre todo si hablamos de amores imposibles.
Actualmente muchas parejas realizan consultas psicológicas o comienzan una terapia. Podemos decir que el malestar que trae la pareja se formula como “sobrevivimos juntos” y consultan porque prefieren vivir en vez de sobrevivir, ya no se pueden quedar en el conformismo diciendo “es lo que hay”. Hay parejas que sobrevivieron a diferentes cataclismos pero vivieron juntos pocos momentos.
Haciendo algunas distinciones, vivir en pareja no es lo mismo que sobrevivir en pareja. En el primer caso existe la creación de una vida de a dos, y en el segundo caso hay dos personas que viven su vida individualmente aunque compartan vivienda, responsabilidades, momentos, etc.
Por otra parte, mientras que el vivir habla de movimientos, el sobrevivir implica cierta detención e inclusive automatismo. Cuando el amor se vive hay diferencias pero cuando el amor se sobrevive, cada día es más de lo mismo. Las parejas suelen decir que su problema es la rutina y por eso querrían prescindir de ella, solo que en la rutina no radica la verdad del asunto. Lo que le permite a una pareja sostenerse en el tiempo no es la anti-rutina sino la estabilidad. 
La estabilidad está hecha de otros ingredientes que van más allá de lo rutinario, está hecha de las respuestas que la pareja construye a tres grandes interrogantes: ¿de dónde venimos?, ¿qué somos? y ¿adónde vamos?. Entonces, la historia, el compromiso y los proyectos hacen del amor una pareja. De acuerdo a las respuestas posibles, puede haber amor sin pareja, pareja sin amor o amor en pareja.
Si bien la canción de Sinatra es muy bella, allí no se habla de pareja. Allí se habla más bien de un amor que sobrevuela el paso de los años sin ser vivido. Una pareja hace algo con el amor: lo vive día a día, habiendo algunos días mejores que otros. Tal como dice la canción, en la pareja se trata de “hacer o morir”.
Otro de los obstáculos que muchas veces enturbia las relaciones de pareja es el ideal en donde queremos ubicar a nuestro compañero. Este ideal de relación amorosa, es “de película” como no podría ser de otra manera. Este amor casablanquesco es un amor que perdura en el tiempo aunque los amantes nada pueden hacer con él. La película “Casablanca” nos muestra que el amor realmente se vive cuando involucra una apuesta al día a día. Vale aclarar que la apuesta en cuestión implica ceder algo, y lo que los amantes deben ceder en principio son sus ideales, solo esto permite salir de la ilusión y compartir realidades con otro.
Grandes amores no son los que no pudieron ser (los famosos amores imposibles), sino aquellos que nos permiten vivir grandes cosas que habitan en lo cotidiano. Por eso, a medida que pasa el tiempo, hay que seguir a J. Cortázar y no usar relojes.